alimentos bajos en grasas

A casi todos nos gustaría cuidar más nuestra figura, sin embargo muchas veces no lo hacemos por desconocimiento. Otras veces es más bien por pereza. Sin embargo en este artículo pondremos fin a ambos problemas. Por eso vamos a enseñaros a identificar y preparar alimentos bajos en grasas, para quedar hechos todos unos Adonis.

Para empezar, pese a todo, debemos dejar claro que alimentos bajos en grasas y bajos en calorías no son lo mismo. Si queréis aprender más sobre los alimentos hipocalóricos aquí tenéis un artículo. Estos dos tipos de alimentos se diferencian en que los hipocalóricos son denominados así por la poca cantidad de calorías que contienen. Por otra parte, en los alimentos bajos en grasas lo que se busca no es que tengan pocas calorías sino un bajo contenido graso.

Así pues, la finalidad de optar por estos alimentos no es adelgazar mediante la ingestión de menos calorías, sino procurar evitar la acumulación de grasas en los alimentos. Esta diferenciación es importante, sobre todo si estamos pensando en empezar a entrenar duro en el gimnasio. Si lo que se pretende es modelar bien el cuerpo, éste necesitará energía durante el entrenamiento. Por ello, los alimentos hipocalóricos nos sirven de poco (a no ser que estemos haciendo una dieta de pérdida). Sin embargo, si consumimos alimentos bajos en grasas, nuestro organismo obtiene la energía que necesita pero se ahorra las grasas. Así nos evitamos frenar nuestra evolución corporal, sacando un máximo rendimiento a nuestro entrenamiento.

 

New Call-to-action

 

Cómo conseguir alimentos bajos en grasas

Una de las principales claves para evitar las grasas en los alimentos, es intentando reducir las cantidades de aceite de nuestros platos. Así pues, deberíamos reducir o evitar la cantidad de comida frita que ingerimos. Debemos intentar cocinar con menos aceite, llegando al punto de usar aceite en spray, si es posible. Ya que así éste se esparce de forma más uniforme y usando menos cantidad de aceite.

Asimismo, también deberíamos evitar los alimentos precocinados, así como la bollería industrial y las salsas. Recomendamos esta precaución debido a que en el proceso de elaboración normalmente se usan grandes cantidades de aceite, grasas animales o grasas vegetales. Y es probable que estas cantidades se nos pasen por alto. Por ello, cuanto más podamos sustituir este tipo de comida por algo elaborado por nosotros, mejor. Más seguros estaremos de las grasas que contienen.

Por otra parte, y mal nos pese, todos los lácteos que no sean desnatados contienen grasas. Por tanto, si buscamos reducir la cantidad de grasa consumida, deberíamos pasarnos a los desnatados. Y de igual modo sucede con los quesos, que en su mayoría son altamente grasos, excepto por el queso fresco y algún 0% grasa.

De este modo, lo principal para una dieta baja en grasas no se basa tanto en consumir ciertos productos, sino en evitar otros tantos. Por otra parte, si necesitamos algo de ayuda, siempre podemos recurrir al té verde. Ya que gracias a sus propiedades termogénicas, con solo una taza de té al día, puede ayudarnos a eliminar grasas.

 

New Call-to-action